Canario rizado gigante italiano

El Rizado Gigante Italiano procede del Rizado de París. El proceso que ha llevado de uno a otro ha sido un claro proceso de selección basado, sobre todo, en los gustos de los aficionados italianos. Digo “sobre todo” porque también han intervenido algunos factores históricos que en cierta medida dirigieron la selección en determinado camino.

Al finalizar la 2ª guerra mundial la situación del Frisé Parisien era muy crítica. Había muy pocos criadores y con muy pocos ejemplares. Los pocos aficionados que quedaban cruzaban sus escasos pájaros con lo que encontraban más parecido y normalmente acudían al Rizado del Norte y a algunas razas inglesas que tampoco eran muy abundantes.

Los aficionados italianos habían adquirido buenos ejemplares antes de comenzar la guerra pero al finalizar ésta, se encontraban con el mismo problema que los aficionados franceses. Los italianos cruzaron sus Rizados de París con el Norwich  y con el Crest (este se solía confundir con el anterior y no era muy abundante), con lo que aumentaron el tamaño de la cabeza de sus pájaros y con el tiempo pudieron conseguir las cabezas de capucha que ahora lucen sus canarios.

Una vez que la situación empezó a normalizarse y ya se empezaron a encontrar canarios Frisé Parisien los italianos tomaron un rumbo que los separaría definitivamente de su origen. Iniciaron un proceso selectivo que en algunos aspectos era diferente del estándar del Frisé Parisien.

Seleccionaron los canarios con la finalidad de aumentar la talla. Este proceso selectivo no está en contradicción con el Frisé ya que lo único que se exige a éste es que su talla no sea menor de 19 cm. Si es mayor y con las proporciones perfectas mejor.

La posición que establece el estándar del Parisien puede ser doble: alta y baja. Los italianos sólo consideran deseable la posición erguida y a la posición baja  la consideran como defectuosa.

 

El plumaje del Parisino puede ser fino, ordinario y duro. Los tres tipos están aceptados en los concursos, aunque el más apreciado es el fino. Los italianos buscan el plumaje fino, que es más abundante y voluminoso, con lo que sus canarios tienen otra característica diferencial más con su antecesor. Que se busque el plumaje fino no quiere decir que se abandone y penalice el ordinario y duro. Ambos son necesarios en todo criadero importante para evitar que la pluma pierda consistencia y los rizos se deformen y se caigan, pero en una exposición es más valorado el plumaje fino y vaporoso.

 

Como consecuencia de este trabajo con la pluma surgen pequeñas diferencias en los rizos del pecho, espalda y cabeza. En algunos los rizos toman otra forma como es en el caso de la cabeza. En otros  se reducen en extensión  pero aumentan en longitud y vaporosidad como es el caso de la espalda y en los rizos del pecho y abdomen aumenta la extensión y la forma.

 

Hacia 1990 los criadores italianos, conscientes de las diferencias que había entre sus pájaros y los de los franceses, fundaron el Club del Rizado de París Italiano, pero teniendo en cuenta la opinión de los criadores franceses cambiaron el nombre por el de Club del Rizado Gigante Italiano.

 

La comisión técnica de la F.O.I (federación ornitológica italiana) modificó el estándar del Parisién para adaptarlo al canario que se criaba en su país, pero la COM se inclinó por el estándar francés en el Congreso de la OMJ en 1991 de Porrentruy para evitar las confusiones a que daría lugar la existencia de dos estándares para una misma raza.

 

Así las cosas la afición italiana siguió criando “sus” Parisiens, que ya eran famosos en todo el mundo por su tamaño y el volumen de su plumaje. En 1996 se reúnen en Bolonia varias personas de reconocido prestigio en el mundo de la canaricultura italiana y mundial, los cuales reconocen a nivel de Italia al Rizado Gigante Italiano como una nueva raza.

 

A partir de entonces comienzan el proceso para su reconocimiento internacional a nivel de la C.O.M. Proceso que no está libre de disputas y opiniones encontradas, tanto a nivel de Italia como del resto de Europa, sobre la conveniencia o no de considerarla una nueva raza o de considerarla como un Frisé Parisién de muy alta calidad.

 

Este canario surge en el siglo XX, a partir del trabajo de selección de especímenes, realizado por canaricultores de la península itálica, de canarios rizados de París.

El plumaje del gigante italiano se distingue rápidamente de otras razas por estar compuesto íntegramente de largas y anchas plumas rizadas, distribuidas a lo largo y ancho del cuerpo del ave en forma de rosa, dándole una peculiar apariencia de vaporosidad. En el área del pecho, las plumas se dirigen, desde ambos lados del cuerpo del pájaro, hacia arriba y adelante, mientras que las del abdomen llevan sus rizos hacia arriba (hacia el pecho y el lomo), sin dejar huecos con las otras áreas del cuerpo del canario, lo que ayuda a conformar ese aspecto vaporoso, o de «pompón» de plumas. El plumaje de la cola, bien robusto, muestra numerosas plumas de gallo de extrema longitud.

La talla del canario gigante italiano oscila entre un mínimo de 21 cm y un máximo de 24,5 cm, lo que explica claramente la denominación de gigante.

Las distintas asociaciones de canaricultores suelen desalentar la crianza de esta variedad a los que se inician en la actividad, dado que requiere cuidados especiales, que, solamente, alguien que haya superado la condición de principiante, puede brindar.

 

 

Alimentación

 

Es básica, pero se recomienda  combinarla con un poco de fruta o verdura para que reciba mucha vitamina A y con la finalidad de cuidar su hermoso plumaje.

 

Reproducción

 

Debido a su gran tamaño les cuesta mucho criar a sus polluelos, aunque no es tan difícil que saquen crías, hay que recurrir a alguna especie  para que haga  el papel de nodriza.

 


Deja un comentario